Cómo almacenar nuestras imágenes digitales

disco, compacto

Por Alfredo Sánchez Valenzuela.

Anteriormente, con la fotografía análoga, se utilizaban rollos de 12, 24 y 36 exposiciones. Lo fascinante de esto era que siempre quedaba la incógnita de si la imagen tomada estaba correctamente expuesta; si se tenía un buen resultado, el siguiente paso era sacar algunas copias adicionales, junto con ampliaciones para compartirlas con las amistades y la familia. Después de esto, el negativo se guardaba en protectores especiales antiácido, antipolvo, y que evitaban los rayones accidentales; desafortunadamente este material no garantizaba una conservación total, ya que el negativo conservaba haluros de plata, pigmentos y rastros de químico del proceso de revelado que seguían reaccionando y generaban un deterioro notable; incluso en lugares como las fototecas a pesar de que llevan un riguroso proceso de mantenimiento de negativos.

tarjeta, memoria

En el caso de la fotografía digital, se tienen muchas ventajas para poder conservar las imágenes. El primer paso es hacer las tomas que se procesarán y pasarán directamente a la tarjeta de memoria. Algunos modelos de cámaras cuentan con una pequeña memoria interna, pero lo adecuado sería no tomar en cuenta este pequeño espacio para guardar imágenes; además, se debe de considerar un aproximado de tomas a realizar, para decidir qué capacidad de memoria se usará. Las últimas generaciones de cámaras cuentan con gran capacidad de pixeles y, por el tipo de video que realizan (HD o Full HD), lo correcto es tener tarjetas de más de 8GB de capacidad y tipo 10, para tener resultados óptimos tanto en fotografía como en video.

El siguiente paso es guardar las imágenes en un dispositivo de buena capacidad de almacenamiento, puede ser un CD, DVD, disco duro portátil o USB de 32 o hasta 64 GB. Cualquiera de estos medios puede dar algún problema. El inconveniente de los discos es que no se sabe si a futuro seguirán existiendo reproductores para estos. En cuanto a los dispositivos extraíbles, el problema es que pueden ser atacados por virus. Por ello, es importante ser cuidadosos y selectivo al momento de organizar las imágenes con las que se cuenta.

Una alternativa que se está tomando ahora son los portales de servicio, en los cuales se puede colocar prácticamente toda la información importante, también se pueden incluir archivos de imágenes. Esta opción es buena, sólo que no se sabe hasta qué punto podríamos considerar que estos servicios son privados, ya que el poder del servidor donde se almacenan todos estos datos lo tiene una compañía y no se sabe que pueda pasar con ella a futuro.

disco, compacto

La alternativa más conveniente, aunque suene algo pasada de moda, es la impresión de estas imágenes. No se sabe si los archivos van a durar más de cien años o si en algún momento se perderán, pero se tiene el beneficio de contar con una copia que puede estar decorando algún espacio, en manos de alguien especial o mejor aún, como parte de algún concurso de fotografía.

Un elemento decorativo que se puede utilizar para almacenar una buena cantidad de imágenes son los marcos digitales. Éstos, por lo general, cuentan con diferentes conexiones, ya sea para tarjetas de memoria o USB, y permiten tener presentes y compartirlo las imágenes con las que se cuenta, sin necesidad de imprimirlas.

Seguir llenando este mundo de imágenes debe ser la idea principal; seguir fotografiando el mundo y no dejar que ningún rincón se quede sin ser plasmado en pixeles y en un pedazo de papel fotográfico. El poder de almacenamiento es responsabilidad de cada fotógrafo. Ser muy selectivo al momento de guardar imágenes puede ser una buena opción, ya sea organizando carpetas por fechas o por eventos.

disco, duro

Facebook Comments

Be the first to comment on "Cómo almacenar nuestras imágenes digitales"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: