Bernard Plossu, el fotógrafo al aire libre

Bernard, Plossu

Por Atziri Servin Pichardo.

Mi cultura no era filosófica ni matemática,
era la cámara a la espalda

Es un hecho que cuando salimos a recorrer el mundo tomamos fotografías. Puede que seamos fotoreporteros, paisajistas o que simplemente tomemos fotografía de viajes; este último género se caracteriza porque suele ser más espontáneo y su objetivo es mostrar aquello que el viajero o turista ve, sin demasiada técnica, sólo con la finalidad de tener un recuerdo que mostrar.

bernard, plossu, retrato

Sin embargo, muchos viajeros convierten la documentación de sus viajes en un trabajo artístico. Tal es el caso de Bernard Plossu (Vietnam, 1945) un fotógrafo que ha dedicado la mayor parte de su obra a documentar fotográficamente los viajes que ha hecho por todo el mundo durante años.

Plossu se adentró en este arte por simple gusto. Comenzó a tomar fotografías de globos desde la cubierta de la torre Eiffel cuando tenía entre 9 y 10 años; viajó al Sahara con su padre y su Kodak Brownie Flash cuando tenía 13 años y en 1965, en compañía de una expedición inglesa, realizó su primer viaje a México, a la selva Chiapaneca. En 1970, 1974 y 1981 regresó a nuestro país.

Entre los lugares que ha recorrido están: California, Nevada, el oeste de Norteamérica, Medio Oriente, India (de este viaje se desprende una secuencia a la que clasificó como “subanalista”, una mezcla entre banalidad y surrealismo), Niger, las islas de Stromboli y Lipari (esto gracias al apoyo del Instituto francés de Nápoles).

En 1967 regresó a París tras uno de sus viajes por México y comenzó a trabajar como fotógrafo, ilustrador, fotógrafo de archivo y de revistas mensuales; pero, para llegar a ser artista tuvo que esperar un poco de tiempo, pues fue en 1970 cuando su trabajo comenzó a aparecer en revistas como Camera y en exposiciones.

Bernard, Plossu

Entre las cámaras que ha utilizado a lo largo de su trayectoria podemos contar una cámara de juguete (una tipo Instamatic para niños), una Kodak Brownie Flash, una Kodak Retinette, una Agfamatics, una Prestinox, una Kodak Strech, una Pentax y una Nikkomarts; esta última es la que actualmente sigue usando para trabajar, porque es la que considera que le ha sido más fiel, además de barata.

Plossu no se ha dejado influir por los mitos de las “buenas” cámaras, sólo usa la que mejor le acomoda, incluso cámaras de juguete. Prefiere gastar el dinero que tiene en viajes que en comprarse una Leica (por ejemplo).

De igual forma, ha decidido tomar únicamente fotografías en blanco y negro con una óptica focal de 50 mm, pues considera que es la más cercana a la visión del ojo humano, y presenta una visión más directa. Dejó de usar un lente gran angular porque le parecía que distorsionaba mucho la realidad y los teleobjetivos aplanan la toma, engañan a la vista.

Para este fotógrafo viajero que gusta del aire libre no existen fronteras, sólo hay cambios de olor, y hay olores que a uno lo acercan más a casa que otros. Aun cuando se ha dedicado a viajar, en ciertos lugares se ha sentido más extranjero que en otros, India por ejemplo; mientras que en México siente que tiene más amigos que en otros lados. Se siente un poco como si fuera de nuestro país. La clave de su éxito es no perder esa mirada de viajero, de turista, estar siempre atento “a ver qué pasa”.

bernard, plossu, playa

INTERNARTE:
– “(Mis fotografías) no están hechas para gustar, son de verdad, no siguen una corriente determinada. Las de los años sesenta están hechas igual que las que tomó ahora”. Bernard Plossu.

– “Bernard Plossu, a diferencia de Cartier Bresson quien decía que hacía fotos de momento decisivos, hace imágenes de momentos no decisivos”. Salvador Albiñana, historiador de la Universidad de Valencia.

bernard, plossu, paisaje

Facebook Comments

Be the first to comment on "Bernard Plossu, el fotógrafo al aire libre"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: