brian, matthew, hart, bicicleta

Brian Matthew Hart, pintando la oscuridad

Por Sergio Trejo.

Quiero trabajar en las revelaciones,
no sólo contar cuentos absurdos por dinero,
quiero pescar tan profundo como sea posible
en mi propio subconsciente

En este mundo hay dos fuerzas opuestas: la luz y la oscuridad. Desde una mirada tradicional, éstas luchan fieramente para vencer, para ganar una sobre la otra, sin embargo Brian Matthew Hart las une para vencerlas.

brian, matthew, hart, sillas

Este autor lleva mucho más de 10 años dedicándose a la fotografía y cuenta con una licenciatura en arte. Para él luz y oscuridad fueron el combustible que necesitó para desarrollar su obra plástica, basada en el dibujo, el diseño y la fotografía.

Desde hace algunos años Hart participa en un colectivo de fotografía light painting y crea increíbles mosaicos con tomas fotográficas realizadas a partir de luz, velocidades de obturación lentas y muchos kilos de creatividad.

La idea de la que surgen sus imágenes nació a raíz de los campamentos que realizaba con su familia; quién imaginaría que el importante fotógrafo que es ahora, desarrollaría su estilo captando por vez primera una toma con su teléfono celular y jugando con el obturador al caminar por el oscuro bosque. Su inspiración puede surgir de cualquier parte pero siempre se materializa pintando con luz. Sus escenarios favoritos para desarrollar su obra son los interiores de casas durante la tarde y la noche.

brian, matthew, hart, mujer

Tiene un sinfín de imágenes, algunas de pocas tomas, y otras que llegan a construir con 225 exposiciones fotográficas individuales, agrupadas en secciones de 4 × 6 centímetros montadas en tres grupos distintos; de este proceso obtiene fantásticos mosaicos con dimensiones de 60 × 92 centímetros. Tal es el caso de obras como “El tríptico del Jardín”o “La mano derecha”, realizadas con 324 exposiciones.

Hart ha desarrollado sus mosaicos capturando escenas domesticas o caprichosos dibujos, en su mayoría con colores rojo, verde o amarillo. Su obra está integrada por diferentes series, algunas muy importantes para su carrera fueron “Ilinois 4” y “Manos”, pero cuenta con muchas más.

Su trabajo muestra un estilo propio con líneas de luz que pueden ser reconocidas inmediatamente como suyas. Sus exposiciones pueden durar 20 minutos o más, según sea la obra; durante este tiempo traza todos los detalles de una escena. Además es reconocido por la gran complejidad técnica que refleja en obras como “Dark Water” y “The Garden”, integradas por más de 200 tomas únicas e individuales. Debido a esta minuciosidad, su trabajo es reconocido de forma internacional.

brian, matthew, hart, bicicleta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *