Cámaras de fuelle, pioneras en la corrección de perspectiva

Antes de la existencia de los lentes de corrección de perspectiva o modificación de la profundidad de campo existieron las Cámaras de fuelle, pioneras en la corrección de perspectiva. Éstos se pueden expandir o contraer dependiendo las necesidades del fotógrafo, y permiten mover el lente con respecto al plano focal a tomar, para contar con un enfoque exacto o cambiar la profundidad de campo.





camaras_fuelle_historia_sale


En las cámaras de fuelle, éste forma parte integral de la caja oscura, entre el material fotosensible y el lente. Dependiendo del modelo de cámara, se puede cambiar el ángulo de enfoque con respecto al eje óptico del lente; esto reduce o aumenta las deformaciones en la perspectiva y el punto de enfoque.

Hay dos tipos diferentes de fuelles: el de bolsa, para lentes que se usarán en distancias cortas de enfoque y el de acordeón, para mayores distancias.


camaras_fuelle_historia_fotografia


Entre 1930 y 1950 se fabricaron dos modelos emblemáticos de cámaras de fuelle: la Balda Súper Pontura y la Súper Ikonta, que, gracias a su sistema de fuelle, eran fáciles de plegar y muy discretas para guardar.


camaras_fuelle_tipos


Balda Súper Pontura


Es una cámara telemétrica de fuelle para negativos de tamaño 6 × 9, con un diseño discreto. El telémetro y el visor óptico directo cuentan con compensación automática de paralaje. Posee un visor en cada extremo de la parte trasera de la cubierta superior. Los objetivos que utiliza son: 10.5 cm f/4.5, 10.5 cm f/3.8, Schneider 10.5 cm f/4.5, Carl Zeiss 10.5 cm f/4.5. Su velocidad máxima de obturación era 1/125 a 1/400.


camaras_fuelle_balda_super_poster

camaras_fuelle_balda_super_pontura


La Zeiss Super Ikonta B


La B indica formato de negativos 6 × 6. Es una cámara de fuelle de formato medio que se fabricó entre los años 30 y finales de los 50, con modificaciones en el diseño a lo largo de estos años. La versión fabricada en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial es, posiblemente, la de mejor fabricación, ya que incluye recubrimientos multicapas en sus elementos. Cuenta con telémetro incorporado. Una característica que distingue este modelo es su avance automático. Sólo tiene el inconveniente de que, al momento de cargar la película, se desperdicia una toma. En su fuelle tiene incorporado un lente de 80 mm f/3.5 (en cierto momento el lente que le montaban era de f/2.8). Algo que también distingue este modelo es el recubrimiento multicapas en todas las partes de su fuelle y cuerpo para evitar rupturas en los dobleces del fuelle. Los primeros modelos fabricados antes de la guerra contaban con dos ventanas: una para el visor y otra para el telémetro; posteriormente, estos elementos se unificaron y se facilitó más su uso. Para los coleccionistas este modelo es toda una joya por ser un referente de la Segunda guerra mundial.


camaras_fuelle_zeiss_ikon_ikonta

camaras_fuelle_zeiss_ikon_super


Saber utilizar una de estas cámaras ayuda a entender ciertas características en la realización de una toma y a comprender mucho mejor cómo juega la luz al pasar por un fuelle, así que si tienen la posibilidad de utilizar uno de estos modelos no lo piensen; se sorprenderán con los resultados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *