Afinar la mirada, La Caverna de Platón

caverna, platon, kaffa

Por Atziri Servin Pichardo.

Hace unos días se celebró el examen profesional de un compañero filósofo en el cual se discutía sobre el silencio en la música, traigo esto a colación porque una de las preguntas del sínodo era ¿por qué igualar la escucha con la visión?, siendo que (desde la tradición filosófica) es la visión superior a cualquiera de los otros sentidos dado que la esencia del objetos se mete, literalmente, por los ojos para llegar al intelecto. Este punto es sumamente discutible, pero me sirve de pretexto para hablarles del conocido “Mito de la Caverna” que se encuentra en el Libro VII de La República de Platón.

caverna, platon, kaffa

 

A grandes rasgos la alegoría de la caverna pretende poner de manifiesto el estado en que se halla la mayoría de los hombres con relación al conocimiento. Platón nos pide que imaginemos hombres encadenados mirando en una sola dirección dentro de una caverna, con una entrada abierta que da hacia la luz que se muestra lejana; entre el fondo de la caverna y su final se halla un fuego que brilla detrás de los prisioneros que se encuentran separados de esta por un camino largo y empinado, junto al cual hay un tabique del ancho de la caverna, por este camino desfilan individuos que llevan unas esculturas que representan distintos objetos. Dado que entre los individuos que pasean por el camino y los prisioneros se encuentra la pared, al fondo sólo se proyectan las sombras de las esculturas y el eco de sus voces; en esta situación los prisioneros creerían que las sombras y el eco son la realidad.

Supongamos que uno de los prisioneros fuera liberado y forzado a levantarse, a volver el cuello y marchar mirando hacia la luz, luego de salir necesitaría acostumbrarse a la luz para poder mirar las cosas de arriba. En primer lugar miraría con mayor facilidad las sombras, después las figuras reflejados en el agua, luego los objetos mismos, por último contemplaría de noche lo que hay en el cielo y el cielo mismo, durante el día, el sol y su luz.

El prisionero liberado debe ser obligado, forzado, arrastrado por una áspera y escarpada subida y acostumbrarse poco a poco a la luz de fuera para abandonar de manera gradual sus viejas y falsas creencias, los prejuicios ligados a la costumbre hasta alcanzar el conocimiento.

Me gusta pensar que para Platón (y para nosotros) son tan importantes las imágenes, porque son el medio del que disponemos para acercarnos a la verdad de lo que las cosas son; mientras que para Platón eran la vía hacía el conocimiento, para nosotros como fotógrafos son el medio del que nos servimos para expresarnos. Al principio somos bombardeados por imágenes que pueden abrumarnos, pero cuando afinamos la mirada somos capaces de percibir lo que la mayoría ignora, aquello que a primera vista no se muestra y que va más allá de simples “sombras” y “ecos”.

caverna, mente, Platon

Referencias:

1. Platón, República en Diálogos vol. 4, ed. Gredos, España, 2008.

2. Alegoría de la caverna. Imagen de internet.

Facebook Comments

Be the first to comment on "Afinar la mirada, La Caverna de Platón"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: