José Luis Cuevas y su Nueva Era

jose_luis_cuevas_horror_religion

Por Sergio Trejo.

En la sociedad actual, la tecnología, la información y el consumo parecen ser los nuevos ídolos a los que nos encomendamos cada día. Fe y religión han dejado ocupar el papel central en la vida de las personas para dar paso a una existencia aparentemente vacía de fe y llena de desencanto.

Sin embargo, los individuos aún buscan creer en algo que le dé sentido a su vida, algo que les permita encontrar respuestas y consuelo, o al menos un lugar en el universo.

La Nueva Era, proyecto del fotógrafo José Luis Cuevas, indaga sobre esta necesidad de creer en una época en la que pareciera no haber lugar para hacerlo. Para llevar a cabo la serie, el fotógrafo realizó un recorrido por diversas religiones, sectas y cultos establecidos en México y varios países de América Latina.

El proyecto comenzó en 2009, como parte de una residencia artística en Bogotá, Colombia, y su objetivo era hacer una exploración clasificatoria de distintos tipos de creyentes y sus prácticas. Cuevas empezó haciendo retratos en el grupo Creciendo en gracia, en un monasterio raeliano, con musulmanes, mormones y practicantes de muchos otros cultos.

Pronto la simple clasificación dejó de resultar interesante y comenzó a poner atención en las rarezas, elementos sincréticos y coincidencias entre todos estos cultos, muchos de los cuales partían de una raíz aparentemente católica. El resultado es un oscuro ensayo fotográfico que recuerda la estética tenebrista de muchas iglesias. En el conviven retratos de líderes católicos, miembros de organizaciones pseudo religiosas, adoradores de ovnis, masones, brujos y nudistas

Actualmente, el proyecto está planteado como un libro contado en tres capítulos. El primero de ellos inicia mostrando el interior de una iglesia católica en la cual se construye una atmósfera fría y oscura que contrasta con la espiritualidad del hombre. Junto con este escenario religioso “tradicional” se incluye retratos que representan la proliferación de prácticas enrarecidas que surgen de búsquedas espirituales fallidas.

El segundo capítulo se presenta como una serie de flashazos sin orden narrativo, en el que se presentan imágenes de destrucción, ruinas y desastres naturales, lo cual evoca un ambiente de catástrofes y profecías del fin del mundo.


Finalmente, el tercer capítulo surge a partir del concepto del eterno retorno. Tras las imágenes apocalípticas de destrucción, se plantea un resurgimiento espiritual, una “tierra renovada” que se representa a partir de imágenes de la naturaleza y el cuerpo desnudo. Sin embargo, en este resurgimiento la búsqueda religiosa también se plantea como algo enrarecido.
Así, la visión de la fe que nos presenta Cuevas está lejos de ser esperanzadora, sus personajes, símbolos y atmósferas son oscuros, extraños y siniestros. Al parecer la espiritualidad de esta Nueva Era está destinada a no encontrar su sentido.


jose_luis_cuevas_horror

jose_luis_cuevas_diablo

jose_luis_cuevas_nueva_era

jose_luis_cuevas_nueva_era_hombre

jose_luis_cuevas_nueva_patio

jose_luis_cuevas_patio_nueva

jose_luis_cuevas_religion

jose_luis_cuevas_patio_diablo


INTERNARTE:

José Luís Cuevas es un fotógrafo mexicano forma parte del movimiento denominado “nuevo documental” o “nuevo documentalismo” mexicano. Dicha tendencia se caracteriza por explorar maneras distintas de acercarse a realidades cotidiana a partir de imágenes fotográficas que rompen con las convenciones del documental tradicional y se insertan en discursos cercanos al arte contemporáneo.

El trabajo de Cuevas explora contextos y temáticas que el documental tradicional nunca antes había abordado: cantinas marginales, pornografía casera, retratos de oficinistas, son algunos de los temas de sus series, en las que cuevas aborda con franqueza, espontaneidad e ironía aspectos poco conocidos, y escasamente fotografiados, de la sociedad mexicana.


Facebook Comments

Deja un comentario