David LaChapelle

Por Calett Oropeza.

De estilo particular, este fotógrafo y director que trabaja en el campo de la moda, la publicidad y la fotografía artística, es reconocido por su amplia y creativa carrera que comenzó en los ochenta, cuando Andy Warhol le consiguió su primer empleo para una revista, después de reconocer su talento. Y es notoria esta primera influencia en su trabajo siempre glamoroso, sexual y, sin duda, pop.

david, lachapelle, cine

Algunas de sus obras son bizarras, llenas de color y con un sofisticado sentido del humor. La mayoría de ellas son cachondas y muestran una sexualidad intuitiva que caracteriza sus tomas, las cuales retan la moral y han sido negadas como arte por muchos en un mundo, donde aún hay demasiados tabús.

LaChapelle lleva al extremo erótico cada uno de sus trabajos, cuidando siempre cada toma y agregando fantasía para plasmar su sello. En innegable que tiene la cámara dominada y una técnica afinada y bendecida. Como fotógrafo es una de las influencias principales de los últimos tiempos y es de los más grandes genios de nuestra época. LaChapelle consigue un gran impacto visual con sus imágenes y retrata con sátira el sentido de la vida en sus diferentes estilos.

Sus imágenes han forjado un estilo original e inconfundible, ya que exploran terrenos extremos, desquiciantes y en muchas ocasiones delirantes; a veces sublimes y otras de extraños niveles de ostentación visual.

david_lachapelle_home

Asumir el riesgo de decir verdades que incomodan valiéndose de imágenes perturbadoras es muy común entre los artistas, sin embargo, aunque sus modos de expresión sean calificados como irreverentes, siempre son invitaciones a reconsiderar el modo en que la sociedad actual enfrenta las contradicciones, injusticias, abusos y excesos que la debilitan.

Pese a ser uno de los más populares artistas contemporáneos, es cierto que David LaChapelle no puede dejar de expresar un estilo que esta a nada de empalagar a la audiencia con esa estética tan cargada y con su artificialidad llevada al límite.

Mimado por los medios, es una suerte que su poder creativo no se haya agotado, pues tiene la misión de renovarse continuamente, cosa que hace con cada nueva serie, pero mantiene un argumento muy conocido de crítica, sarcasmo, humor negro, colores, sexo, sexo y más sexo.

david, lachapelle, serpiente

Sus fotografías, siempre forzadas y artificiosas, muestran el trabajo de un equipo de producción que siempre lo respalda y esta a sus órdenes, además un largo tiempo para realizar sus tomas en ambientes controlados.

El dominio cultural norteamericano nos invade e impone sus influencias estéticas. Y con un estandarte como LaChapelle, que se presenta ante los jóvenes fotógrafos como lo “in”, no me extraña que todos lo elogien y quieran imitarlo, sin ser objetivos ni preguntarse si les gusta o no antes de que alguien lo decida por ellos.

Respeto la fotografía comercial de LaChapelle, pero no deja de parecerme eso, comercial, pretencioso y superficial en su propuesta. Aun así su obra es notable y admirable. Su control de las líneas del cuerpo es magistral y explota siempre el lado sensual de sus modelos, quienes argumentan estar cómodos trabajando con él. Y es para aplaudirle que numerosas celebridades hayan pasado por su lente con ligeras vestimentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *