Entre la demencia y la creación

nave, locos

Un alienado es también un hombre
que la sociedad no ha querido oír
y a quien ha tratado de impedir
que exprese verdades insoportables.
ANTONIN ARTAUD

A intervalos irregulares, locura y creación han estado juntas en la noción de arte. La enfermedad mental, la pulsión, deja en una obra el recuerdo profundo de una conciencia alterada, de una psique distinta. Como las huellas que quedan después de una batalla, hay obras de arte que son testimonio de la lucha que libra una mente en su interior.

nave, locos

En todo acto creativo hay un proceso en que una parte del autor se aletarga mientras otra cobra fuerza: la pasión, los afectos, las sensaciones y el cuerpo se vuelven presencias poderosas que instituyen un tipo de lenguaje distinto, un código que interroga al mundo y a la razón.

Como una mezcla fortuita entre pasión y cordura, cierto tipo de creaciones artísticas retan las fronteras de la mente humana. Quedan en ellas apenas rastros de racionalidad; se vuelven zonas límites comprendidas dentro de esa mitad de la mente en que el terreno es oscuro y poco conocido. Obras semejantes hacen que el espectador se detenga, dé un paso atrás y mire hacia su interior con cierto temor a lo desconocido.

De algún extraño modo, la locura permea la lucidez e inclusive llega a rozar la genialidad. Así, el artista, el proceso creativo y a la obra pueden manifestar simultáneamente cierto enloquecimiento. A veces este tipo de locuras conviene no curarlas porque de ellas surge inspiración y creación, y sin embargo, otras tantas resultan destructivas.

locura, bunuel, ojo

Sea cual fuere su naturaleza, el arte no ha dejado de interrogarse sobre la relación entre la demencia y la creación. Los artistas no sólo se han dedicado a representar distintas manifestaciones de la enfermedad y sus modos de actuar, también han cuestionado el mundo ordenado y sistemático de los cuerdos y han creando un sistema de signos propios.

De la locura divina de Platón, que buscaba verdad y belleza, a la locura clínica de nuestros tiempos, pasando por la noción medieval que rozaba lo demoniaco, o la definición del artista loco creada en el Renacimiento y exacerbada durante el Romanticismo, la comprensión de la locura es heterogénea y se ha creando en torno a ella un imaginario particular que siempre resulta transgresor.

Alejandra Delgado.

Locura, artista, loco

Deja un comentario