Destellos luminosos

luz, formas

A través del ojo fotográfico se puede ver
el mundo bajo una nueva luz…

EDWARD WESTON

Una de las primeras cosas que aprendemos quienes alguna vez hemos estudiado fotografía es que ésta es una forma de pintar con luz, con luz y tiempo. Los rayos luminosos que penetran a través de la lente imprimen y fijan en un soporte material imágenes del mundo, como lo harían los trazos del pintor sobre un lienzo.

foto, hombre, luz

Las personas que nombraron así a esta técnica quizá pensaban en un nombre descriptivo, un nombre que mostrara de algún modo en qué consistía esta innovación y sin embargo, al mismo tiempo, hacían un tributo a la tradición pictórica sobre la que se desarrolló esta técnica y, sobre todo, a su cualidad de representación. Esta nueva manera de crear no puede deslindarse de sus orígenes pictóricos y sin embargo tiene cualidades propias.

En un disparo, el fotógrafo, el pintor de luz, consigue reproducir paisajes asombrosos con una fidelidad impresionante o captar detalles imperceptibles de la fisonomía de un rostro; puede incluso reproducir universos infinitesimales o espacios inaccesibles a simple vista. Todo aquello que la luz es capaz de revelar de la realidad puede fijarse con claridad en una imagen fotográfica.

luz, roja, palabra

Pero con la luz también es posible crear escenarios inexistentes, personajes imaginarios, historias ocultas y ficciones evidentes. La luz descubre e ilumina pero también transforma. El fotógrafo lo sabe y se vale de estas cualidades para mostrarnos una nueva forma de mirar.

Es por ello que esta semana en Galería Fotocreativa volteamos la mirada hacia la luz misma, éste elemento que es materia prima para todo creador fotográfico. Esperamos que ello les permita ver el mundo y sus imágenes con una iluminación distinta.

Alejandra Delgado.

luz, formas

Facebook Comments

Deja un comentario