Dominique Gonzalez-Foerster, arte y literatura más allá de los libros

dominique, gonzales, lector

Por Atziri Servin Pichardo.

Mi obra es un espacio agradable para caminarlo,
excitante para explorarlo.

La literatura nos ayuda a expandir nuestra imaginación, visitar mundos extraordinarios e incluso a conocer lugares que, de otra manera, sería muy difícil conocer. Si bien la literatura es por sí misma un arte, compleja como todas, hay artistas que han utilizado obras literarias para mostrarlas más allá del texto y su lectura. Hablemos de Dominique Gonzalez-Foerster, quien ha dedicado parte de su obra a mostrarnos obras literarias desde otro punto de vista.

dominique, gonzales, lector

Esta artista, nacida en Francia en 1965 estudió en la École de Beaux-Arts de Grenoble, en la École du Magasin del Centro Nacional de Arte Contemporáneo de Grenoble y en el Institute des Hautes Études en Arts Plastiques de París. Ha producido piezas de cine, fotografía, instalación, net-art, arquitectura y moda. A Dominique le atraen las realidades paralelas y las conexiones invisibles, las distancias relativas y los mundos imaginarios. Vive en un tiempo indefinido y en varios sitios a la vez; tal vez sea porque divide su tiempo entre su casa en París y su casa en Río de Janeiro que prefiere esta existencia entre fronteras; a ella no le gusta definirse.

Comenzó a crear “habitaciones/estancias” en la década de los noventa, utilizando referencias como la memoria, la presencia, el cuerpo, el vacío, la ausencia, la desaparición, la espera, etcétera; desde entonces ha usado el espacio de exposición como un rasgo característico de su obra incluyendo referencias literarias y libros colocados por todo el espacio; con ello genera paisajes sensibles dentro del espectador, a quien traslada a lugares y tiempos donde la imaginación y la realidad se mezclan con ayuda de la literatura en un mundo casi de ensueño, con este tipo de acciones lleva su obra de arte más allá del museo y de los objetos que en él se presentan; hace que se vuelva parte del espectador y lo acompañé en su viaje de regreso a la realidad.

instalacion, libros, dominique, gonzalez

En su casa, como en algunas de sus obras, los libros de su biblioteca personal se encuentran acomodados en pilas sobre la alfombra para poder moverlos, cambiarlos, apilarlos de acuerdo a sus necesidades y de sus diferentes momentos: su “momento” Dostoiewski, su “momento” Conrad, su “momento” Preciado, su “momento” Derrida; y es que ella no gusta de encasillarse en una sola lectura, le gusta ir y venir entre libros, entre lugares, entre encuentros.

Dominique se considera a sí misma una escritora frustrada, es por eso que en sus obras busca incluir muchas referencias literarias para tener esa sensación de cercanía. Su punto de partida siempre son los libros, toda su obra surge de ellos y de las escenas que pueden llegar a crear. Antes de comenzar con una idea investiga lo más que puede, ve películas, viaja, toma fotografías y notas, hace croquis y mapas conceptuales; su trabajo incluso se traslada a la noche, cuando, en silencio y sin poder dormir, le aparecen las ideas de la obra que busca presentar.

libro, dominique, gonzales

INTERNARTE:
– “De espacios íntimos y cerrados he pasado a trabajar con otros más amplios y urbanos. La escala también es ahora mayor aunque sigo trabajando sobre las posibilidades narrativas del espacio. De hecho, mis proyectos suelen estar relacionados con el hecho de pasar por ciertos lugares e ir leyendo libros sobre esos sitios.”

Facebook Comments

Be the first to comment on "Dominique Gonzalez-Foerster, arte y literatura más allá de los libros"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: