Fotografías levitando: el deseo de volar hecho imagen

volar, desierto

Hay que volar en este tiempo, ¿a dónde?
Sin alas, sin avión, volar sin duda…
PABLO NERUDA

Todos alguna vez hemos soñado con volar. En mi caso era un sueño recurrente, casi cotidiano. Todo empezaba como un juego: un pequeño salto sobre la cama, luego uno más alto, después una voltereta y, cuando menos me daba cuenta, ya estaba flotando para salir por la ventana, sin rumbo alguno y sin poder detenerme. Volar era entonces un anhelo de libertad, de sentir el viento y mirar el mundo desde las alturas.

volar, desierto

Sin embargo, la realidad es que no volamos; estamos aquí sobre la tierra (unos más que otros) soñando que podemos alcanzar el dominio de los aires. Aún antes de que la tecnología nos permitiera construir aviones y demás dispositivos voladores, los seres humanos ya estábamos imaginando que podíamos elevarnos hacia las alturas. Así, nuestras mitologías están llenas de seres alados, ángeles, hombres pájaro y científicos que inventaban artilugios fantásticos que permitieran despegar nuestros pies del suelo.

En esta lucha contra la gravedad, filósofos y psicoanalistas han visto diversos deseos humanos: una búsqueda de trascendencia, una negación de lo corpóreo e incluso un impulso sexual no satisfecho. Sin embargo, sin importar qué interpretación se le dé a este impulso, seguimos anhelando volar y manifestamos este deseo en el arte que producimos.

Desde el tiempo de los grandes mitos hasta la actualidad, el vuelo sigue presente en las imágenes que creamos. La fotografía, por supuesto, no escapa de ello. Desde hace algunos años, muchos jóvenes fotógrafos han comenzado a explorar esta voluntad de ascenso en una serie de imágenes surreales y extrañas en las que las personas aparecen suspendidas en el aire, en escenarios que van de lo natural a lo urbano, y que combinan lo fantástico con lo cotidiano.

Esta semana en Galería Fotocreativa te presentamos algunos de ellos, místicos, eróticos, trascendentes o simplemente lúdicos, ustedes de lo decidirán. Mientras tanto hay que seguir intentando levantar el vuelo.
Alejandra Delgado

caminar, aire

Facebook Comments

Deja un comentario