Cuando el futuro nos alcance. Postfotografía

googlegrama, fontcuberta, postfoto

Por Atziri Servin Pichardo.

De hecho, la postfotografía no es más que la fotografía
adaptada a nuestra vida on line
JOAN FONTCUBERTA

En la última década la vida ha cambiado de manera radical a raíz del surgimiento de nuevas tecnologías; como ya nos hemos dado cuenta, la producción de la imagen fotográfica no es la excepción. Debido a los cambios tecnológicos en el mundo digital y en el internet ha tenido que modificarse el contexto en el que se produce y distribuye la fotografía, a esta “nueva fotografía” se le conoce como “postfotografía”.

postfotografia, iphonografia

La venta de cámaras fotográficas relativamente baratas, los nuevos dispositivos móviles, la accesibilidad del internet y el uso de redes sociales han propiciado que la fotografía, y su difusión, esté al alcance de todos; provocando que la imagen, el autor, la memoria, su identidad, historia, legitimación, etcétera, sean desplazadas de su lugar privilegiado. Ahora, cualquier persona en cualquier lugar y con cualquier dispositivo tecnológico que tenga conexión a internet puede compartir una fotografía que dé cuenta de lo que está sucediendo en el momento, olvidándose de la imagen bien prensada y trabajada.

Hay que aclarar que la postfotografía no se dio gracias a la llegada de la fotografía digital, sino a la revolución producida por el internet como medio de compartir imágenes, lo que propició una producción masiva, sin normas ni reglas. Con la aparición del concepto de postfotografía no se está añorando la fotografía clásica, más bien se está reubicando y repensando qué lugar tiene que ocupar en este tiempo la imagen y su distribución.

postfotografia, fontcuberta

Joan Fontcuberta, quien además de plantear este concepto ha trabajo también sobre él, publicó un postulado acerca de los cambios que experimenta la fotografía como herramienta de expresión y creación, y replanteó la apropiación e intervención sobre las imágenes de otro, pronosticando una disolución, a la vez que se fusiona el papel del autor con la del editor.

Ante esta pérdida de valores fotográficos (como la memoria y la veracidad) valdría la pena promover un “humanismo digital”, en el que la imagen recupere la creatividad sin perder la prontitud de la imagen que permite la tecnología; el reto actual y a futuro no es producción fotográfica, sino su selección y la gestión de su contenido.

googlegrama, fontcuberta, postfoto

INTERNARTE:
“Decálogo posfotográfico”
Por Joan Fontcuberta

1º Sobre el papel del artista: ya no se trata de producir obras sino de prescribir sentidos.
2º Sobre la actuación del artista: el artista se confunde con el curador, con el coleccionista, el docente, el historiador del arte, el teórico… (cualquier faceta en el arte es camaleónicamente autoral).
3º En la responsabilidad del artista: se impone una ecología de lo visual que penalizará la saturación y alentará el reciclaje.
4º En la función de las imágenes: prevalece la circulación y gestión de la imagen sobre el contenido de la imagen.
5º En la filosofía del arte: se deslegitiman los discursos de originalidad y se normalizan las prácticas apropiacionistas.
6º En la dialéctica del sujeto: el autor se camufla o está en las nubes (para reformular los modelos de autoría: coautoría, creación colaborativa, interactividad, anonimatos estratégicos y obras huérfanas).
7º En la dialéctica de lo social: superación de las tensiones entre lo privado y lo público.
8º En el horizonte del arte: se dará más juego a los aspectos lúdicos en detrimento de un arte hegemónico que ha hecho de la anhedonia (lo solemne + lo aburrido) su bandera.
9º En la experiencia del arte: se privilegian prácticas de creación que nos habituarán a la desposesión: compartir es mejor que poseer.
10º En la política del arte: no rendirse al glamur y al consumo para inscribirse en la acción de agitar conciencias. En un momento en que prepondera un arte convertido en mero género de la cultura, obcecado en la producción de mercancías artísticas y que se rige por las leyes del mercado y la industria del entretenimiento, puede estar bien sacarlo de debajo de los focos y de encima de las alfombras rojas para devolverlo a las trincheras.

Facebook Comments

Deja un comentario