Hilando la memoria

lisa, kokin, instinto, materno

Por Atziri Servin Pichardo.

El que se va se lleva su memoria, su modo de ser río,
de ser aire, de ser adiós y nunca.
ROSARIO CASTELLANOS

La memoria es la facultad que nos permite retener y recordar hechos del pasado. Podemos entenderla como una capacidad mental y como la representación física de algún recuerdo: una carta, una fotografía, lo que sea que ayude a revivir algún pasaje de nuestra vida resulta ser una “memoria”. Una artista estadounidense juega con estas dos maneras de entender esta facultad para crear sus obras, bellas en cuanto a su forma y contenido.

lisa, kokin, instinto, materno

Lisa Kokin tiene una Licenciatura en Bellas Artes (1989) y obtuvo su Maestría en Bellas Artes en 1994, ambas por el California College of the Arts, de Oakland. Su obra ha sido expuesta en muchas exposiciones individuales y colectivas en Estados Unidos y el extranjero.

El desarrollo de su obra se remonta a su infancia; siendo sus padres tapiceros, Lisa aprendió a coser mientras jugaba con retazos de gomaespuma y vinil, sobrantes de los muebles. Esta parte de su herencia (de su memoria) le ha servido para desarrollar un lenguaje artístico propio que ha ido perfeccionando a lo largo de su carrera, hasta ser capaz de convertir hilos en obras con detalles sorprendentes. Lisa crea sus piezas a partir de materiales reciclados que encuentra y rescata de mercados de pulgas, tiendas de segunda mano, tianguis y centros de reciclaje; principalmente recolecta fotos viejas, botones perdidos, libros sin dueño y hojas de árboles, entre muchas otras cosas.

Tras la muerte de su padre, en 2001, y de su madre, en 2011, se desata en ella la necesidad de incluir experiencias personales en su producción artística; desde entonces introdujo a su catálogo la reproducción de cartas y notas manuscritas y la frase “llévame a casa ahora” (un deseo que su madre le expresó repetidamente a diario poco antes de morir) en composiciones que parecen abstractas. La artista llevó más allá el ritual y “para revivir la relación tan cercana” entre madre e hija repitió en círculos concéntricos un retrato familiar de ambas cuando Kokin era niña

Sus primeras obras involucran costuras sobre fotografías de niños, bodas y otros temas. Posteriormente, comenzó a trabajar con botones para componer coloridos retratos. Al crear algunas de sus piezas ha destruido libros y ha usado sus hojas trituradas con una licuadora herencia de su familia. A veces conserva el orden original de las palabras o fragmentos completos de algunos textos o recurre a la creación de anagramas con las letras del texto.

lisa, kokin, muneca

Siguiendo con la idea de reproducción, ha llegado a trabajar con hilos sobre los nervios de las hojas de los árboles o las letras de cartas familiares. El hilo es la línea que guía su obra al unir los objetos cotidianos con un pasado personal y colectivo.

Sus obras más recientes se componen de tela, portadas y libros de autoayuda que ella misma corta y teje con hilo hasta formar instalaciones brillantes y coloridas. Es hasta que el espectador echa un vistazo de manera detenida que puede encontrar los títulos y subtítulos provenientes de la infelicidad de los otros; parece haber una inutilidad en las soluciones que ofrecen estas publicaciones, entre la contradicción del color y alegría de sus títulos con el estado desmembrado de las páginas tejidas por ella.

Lisa Kokin altera la memoria que guardan los objetos por medio de un sistema/juego de destrucción y preservación, y nos muestra que hay tanto significado y valor en lo que se queda como en lo que se va de la memoria. Por medio de su proceso de creación artística, Lisa crea obras con una estética atractiva a la vista y al mismo tiempo explora las cuestiones culturales y personales del género, la sociedad y el comportamiento de los seres humanos.

INTERNARTE:

– Sobre los objetos que ha recolectado Lisa Kokin afirma: “Adquirieron una historia, una atractiva pátina de tiempo, antes de caer en mis manos.”

lisa, kokin, nina, botones

Facebook Comments

Deja un comentario