ilona, szwarc, muneca

Ilona Szwarc, niñas que se reflejan en sus muñecas

Por Nancy Guadarrama Leal.

La idea de poseer algo único y particularizado
hasta el más mínimo detalle es pura ilusión.

Ilona Szwarc es una fotógrafa polaca que vive en Nueva York. Una de sus colecciones más reconocidas es “American girls”. En ella se pone en entredicho la concepción que se tiene de las niñas jugando con sus muñecas.

ilona, szwarc, muneca

Actualmente se ha generalizado la idea de que las muñecas son un juguete exclusivo de las niñas, y más todavía, se ve a la muñeca como una compañera y una amiga. A partir de la década de los años 60 del siglo pasado surgió Barbie como un ejemplo de belleza, simpatía, inteligencia, delicadeza, glamour, etcétera, y poco a poco fue convirtiéndose, más que en un juguete, en un modelo a seguir para las niñas y adolescentes.

Sin embargo, alrededor del año 2000, las críticas hacia esta muñeca comenzaron a tomar verdadera fuerza y surgieron las american girl dolls. Lo que las diferenció de Barbie fue su mayor acercamiento a la realidad y su supuesta mejor interacción con las niñas: las american girl dolls son antes que otra cosa unas niñas, y no unas mujeres como Barbie. Pronto dichas muñecas se popularizaron pues, además, ofrecen la posibilidad de ser una réplica exacta de sus próximas dueñas. A través de internet, las niñas pueden elegir el tipo de muñeca cuyos rasgos físicos se parezcan más a los suyos, así como ordenar la ropa; es decir, particularizan a su muñeca.

nina, muneca, szwarc

Szwarc se percató del apego que existe entre las dueñas de este juguete y el juguete mismo y decidió hacer la serie “American girls” en las que refleja lo evidente: las niñas y sus muñecas. Al principio parecía una crítica hacia Barbie, pues las girl dolls son una antítesis de la muñeca rosa.

No obstante, Szwarc también se sorprendió cuando se dio cuenta que esa idea de “poseer algo único y particularizado” era una ilusión. En efecto, las muñecas forman parte las niñas en una edad muy vulnerable, en la que necesitan reafirmar su personalidad que proyectan en su juguete”.

La colección de fotografías de Szwarc no sólo nos muestra a las niñas con sus muñecas, pereciera que éstas son una extensión de ellas mismas; como si a través de su juguete, de algo físico, las niñas se dieran la libertad de demostrar quiénes son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *