Leica T, una joya para los coleccionistas.

En la fotografía las cámaras tienen un lugar de excelencia. Muchas de ellas son piezas de colección que sólo se utilizan en momentos muy especiales. Leica es un experto en la fabricación de estos modelos codiciados por muchos. Un claro ejemplo es la Leica T.







Características:

  • Sensor CMOS APS-C de 16.3 MP, formato 3:2.
  • Bayoneta Leica tipo T.
  • Velocidad de disparo de 1/4000 s.
  • Sensibilidad ISO de 100 hasta 12,500.
  • Formato de imagen en JPG y DNG.
  • Grabación de video en HD y FULL HD hasta 30 FPS.
  • Formato de grabación es MP4.
  • Tarjeta SD, SDHC, SDXC.
  • Fash integrado, distancia promedio de 3 m aproximadamente.
  • Pantalla táctil de 3.7” con resolución de 854 × 480 pixeles.
  • Memoria interna de 16 GB.
  • Ranura de tarjeta SD para expandir la memoria hasta 32 GB o más.
  • Tamaño discreto de 13.4 × 6.9 × 3.3 cm.
  • Peso de 385 g con su batería.


Funciones que vale la pena distinguir:

  • Auto Bracketing de hasta 3 paso de luz
  • Disparo continuó de 5 FPS, hasta 12 imágenes consecutivas
  • Sincronización de flash de hasta 1/180 s
  • Conectividad WI-FI.
  • Tiempo de carga aproximado de 160 min para un promedio de 400 imágenes
  • Su cuerpo es “unibody” (la carcasa de este equipo reemplaza muchas de las piezas normalmente necesarias para la fabricación de una cámara portátil, por una única pieza) y tiene un diseño único pensado para exigentes y conocedores de la marca.


No cuenta con botones o diales que deformen la estética del cuerpo, eso la hace prácticamente lisa en su superficie. Todo el control se lleva a cabo en la pantalla táctil, esta simplicidad la convierte en una hermosa cámara. Cuenta con tres objetivos intercambiables: 18-56 mm, 55-135mm y 11-23 mm.

Con todas estas características estamos hablando de una cámara de un costo alto, unos 1,500 Euros (aproximadamente 27,000.00 pesos) pero que vale la pena tenerla en una colección privada.

Siempre he insistido en que Leica es una cámara de elite que sólo los grandes conocedores tienen, así que conviértanse en conocedores de la fotografía para que, a futuro, tengan entre sus posesiones un modelo Leica.


Por Alfredo Sánchez Valenzuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *