scott, fitzgerald

Literatura que nació de la guerra

You’re all a lost generation

Por Nancy Guadarrama Leal.

A la escritora Gertrude Stain se le atribuye haber bautizado a un grupo de escritores norteamericanos con el nombre de Generación Perdida (lost generation). Dicha generación emergió, en términos consensuados, después de la Primera Guerra Mundial y tuvo su fin con la guerra de depresión.

Se desconoce por qué Stain los nombró de esa manera; sin embargo, hay fuentes que afirman que escuchó cómo un mecánico nombrara así a su aprendiz, quien había participado en la Primera Guerra Mundial y, al saber que varios escritores habían vivido la guerra de diferentes maneras, decidió unirlos con ese nombre. Después Hemingway, amigo de la escritora y gran representante del movimiento, empleó el término para aludir a otros escritores que, junto con él, marcaron un rompimiento de lo que hasta entonces había sido conocido como la literatura norteamericana.

ernest, hemingway

Más que una generación, parece un movimiento literario. Sus mayores exponentes (Ernest Hemingway, John Steinbeck, F. Scott Fitzgerald, William Faulkner y John Dos Passos) tuvieron no sólo formas de pensar en común, sino también estilos de vida similares. El suceso que marcó la vida de todos ellos fue la Primera Guerra Mundial, y definitivamente fue un acontecimiento que los afectó, por lo que no es casualidad que compartan ciertas temáticas en sus obras.

La crítica a la sociedad, el abuso del poder, la crisis, el pesimismo, la incomprensión de la economía, el reflejo cruel y desconcertante de la realidad fueron características notables en los textos de estos autores. Tras una época de muerte, desolación, miseria y todo lo que involucra cualquier tipo de guerra ¿cómo no iba a existir un modelo de literatura diferente, si ésta se nutre de lo que la sociedad refleja?

john, steinbeck

La literatura norteamericana estaba estancada, los escritores percibían una pausa y decidieron romper con ella. Muchos de ellos se fueron a vivir a Europa, principalmente a Paris, donde escribieron grandes obras que hasta el día de hoy son merecedoras de reconocimiento. De esta manera, Fiesta, Adiós a las armas, Las uvas de la ira, El gran Gatsby, El ruido y la furia, entre otros títulos, se han vuelto fundamentales para la historia de la literatura, pues además estos textos fueron retomados con gran vehemencia por autores pertenecientes a las décadas de los cincuenta y los sesenta, quienes reivindicaron a sus antecesores de la generación perdida.

Como puede verse, los títulos son ya un preludio de las temáticas generales de la época. La importancia de estos textos radica en que autores como Faulkner lograron hacer una reconfiguración de la narrativa, al proponer narradores omniscientes al mismo tiempo que empleaban el diálogo y el monólogo interior. Actualmente eso parece de lo más común, pero para la época fue toda una revolución en la narrativa, y la volvió más rica y más exigente.

scott, fitzgerald

Es importante analizar lo que acarreaban quienes pertenecían a esta generación, pues pareciera que gracias a lo que vivieron produjeron obras que fueron un parteaguas: ¿por qué es una constante que tras una época de crisis se originen grandes obras de arte o revoluciones de lo establecido?, ¿acaso se tienen qué vivir desgracias para generar nuevas propuestas?

El nombre Generación Perdida, más allá de la anécdota, hace alusión al desconcierto contextual de los escritores, al no saber qué pensar sobre su realidad, como si estuviesen perdidos entre el todo y al mismo tiempo en la nada.

william, faulkner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *