Marcos López, un crítico social del excentricismo

marcos, lopez, cena

Por Vanessa Mercado.

Después de transitar un largo camino en el mundo de la fotografía clásica (y exclusivamente en la modalidad del blanco y negro), en 1993, el fotógrafo argentino Marcos López dio el salto a un mundo colorido y descarado. Con grandes influencias del Pop Art, especialmente de Andy Wharhol, encuentra un estilo propio, gracias al cual se puede identificar su obra aún sin que lleve plasmada su firma.

marcos, lopez, alberca

Sus imágenes saturadas de color hacen evidente la falsedad de la sociedad, le encanta jugar y moverse entre lo agradable y lo desagradable. Su intención es transmitir que en este mundo se puede tener todo desde armonía y belleza hasta un mal gusto que raya en lo extravagante.

Durante su trayectoria ha realizado varias fotografías publicitarias famosas en las cuales no pierde su estilo descarado. Además de su importante carrera como fotógrafo, en la que con innumerables exposiciones, también ha publicado cinco libros que abarcan 30 años de hacer fotografías.

marcos, lopez, cena

Para él la fotografía es un documento complejo. En sus retratos se puede observar una estética de poses, colores exagerados, elementos y personajes típicos locales, casi como realizando un estudio sociológico.

marcos, lopez, soldados

Facebook Comments

Deja un comentario