Cuando la tecnología y la ciencia ficción se unen con el arte

mariko, mori, burning, desire

Por Atziri Servin Pichardo.

¿Recuerdan todas esas películas de ciencia ficción en las que los protagonistas vivían en el espacio, donde cosas impresionantes, más allá de nuestra imaginación, sucedían? Hay una artista japonesa que conjuga su gusto por la moda, la tecnología, la ciencia ficción y el arte al crear obras que no han dejado de maravillarnos desde 1990.

mariko, mori, birth, star

Mariko Mori (Tokio, 1967) estudió diseño de modas en Japón, trabajó como modelo a finales de los 80 y estudió arte en Londres y Nueva York. A lo largo de su carrera ha fusionado las nuevas tecnologías informáticas y científicas con imágenes de la cultura de masas (cultura pop), y con el pensamiento y la espiritualidad asiáticos. Por medio de su propuesta multimedia, Mori explora los ciclos de la muerte, el renacimiento, la relación de las personas con su entorno y las religiones de culturas antiguas como la Jomon (Japón) o los celtas (Europa). Adopta conceptos astronómicos, espaciales y del universo, también aspectos de la conciencia, el tiempo, la espiritualidad y la interconexión con el todo.

En sus trabajos de arte multimedia combina el performance, la moda, la tecnología y el arte, para pensar temas como la espiritualidad, la tecnología, el feminismo y la sexualidad; estos últimos al mostrarnos personajes femeninos que parecen extraídos de un anime. En varias de sus obras, ella misma actúa como modelo e interpreta diversos papeles, como un pequeño homenaje a Cindy Sherman (E.U, 1954).

Esta situación dio un giro cuando Mori comenzó a elaborar murales fotográficos y videos que hablan de la unión del hombre con la naturaleza, los espíritus del bosque y la búsqueda de la iluminación por medio de la religión. En ellos entra en juego la cultura pop, pues más allá de poner en alto a la fe, su trabajo pone al descubierto la superficialidad de la tecnología, el narcisismo de su cultura, el gusto de los jóvenes por lo que les muestra la televisión y la fascinación de ella misma por la moda y tecnología.

mariko, mori, burning, desire

Quizá uno de sus trabajos más espectaculares es Wave UFO, presentado en 2003, una cúpula de 6,000 kg hecha de fibra de vidrio, con aspecto de una cápsula espacial futurista, en la que los visitantes se conectaban electrodos a la cabeza. Al entrar a dicho lugar se podía observar pinturas y gráficos que se proyectaban en las paredes; lo más increíble era que estas imágenes eran el resultado de la lectura en tiempo real de las ondas cerebrales de los participantes. Esta pieza proponía experiencias dinámicas por medio de la unión entre tecnología y espiritualidad con ayuda de programas de computadora especialmente diseñados.

La obra de Mariko Mori ha sido presentada en importantes recintos, tales como la Royal Academy of Arts (Londres); el Aros Aarhus Kunstmuseum (Dinamarca), el Museo de Arte Contemporáneo (Tokio, Japón), el Centro Georges Pompidou (París), la Fundación Prada (Milán) y el Museo de Arte de Brooklyn (Nueva York), entre otros. Además, ha participado en las principales bienales de todo el mundo.

Su obra nos ofrece una reflexión acerca de las fronteras entre lo natural y lo artificial, lo real y lo virtual, lo humano y lo tecnológico. Mori nos muestra un camino donde se unen la mente, el cuerpo y el alma, al fusionar ciencia y tecnología con lo humano, lo que da al espectador la oportunidad de relacionar de manera distinta su propio cuerpo con sus emociones.

mariko_mori_ufo

INTERNARTE:
Algunas de las piezas y acciones más representativas de la obra de esta artista son:

Empty dream (1990)
Birth of a star (1990)

Burning desire (1996-1998)
Nirvana (1996-1997)
Dream Temple (1999)
Wave UFO (2003)

Facebook Comments

Deja un comentario