tecnicas, antiguas, memento, mori, fotografia

Memento mori: fotografía post-mortem

Basta con observar detenidamente
el rostro y la mirada de los cadáveres
en las fotografías para sentir algo
que oscila entre la curiosidad y el miedo.

La fotografía post-mortem se popularizó durante el siglo XIX y, más allá de observarla con morbo o incluso con desagrado, debe apreciarse tomando en cuenta su contexto, pues al desarrollarse el Romanticismo, la concepción sobre la muerte se vio influida por ideas en las que ésta era vista como algo natural y, en algunos casos, hasta un beneficio.

  tecnicas, antiguas, memento, mori, fotografia

Durante el siglo XIX, el promedio de vida era de 48 años y la muerte de niños era de lo más frecuente, así que resulta natural pensar que quienes vivían en esa época encontraron en la fotografía una forma de contener a sus seres queridos a pesar de la muerte. Además, la popularización de la fotografía durante el siglo XIX influyó en gran medida en la producción de las fotografías post-mortem, ya que se volvió más económico retratar a alguien por medio de la fotografía que por medio de la pintura.

Lo sobrecogedor de estas fotografías reside en que trasladamos esas imágenes a la actualidad y, por supuesto, resulta inquietante observar cómo una fotografía guarda la vida y la muerte. Hablando de aquellas en las que se observa al fallecido junto con sus familiares; más aún: el hecho de poder notar algo diferente, extraño, en los ojos de los muertos se vuelve estremecedor.

tecnicas, antiguas, memento, mori, fotografia

Sin embargo, es notable cómo se montaban las fotografías pues, a pesar del miedo o escalofrío que causan, puede apreciarse la intención de las fotografías. Parece que la fotografía post-mortem expone una necesidad del hombre por perpetuar la vida: ¿qué hacen los muertos en sus lechos aparentando estar dormidos?, ¿por qué una madre con vida sostiene a su hijo fallecido como si sólo descansara?, ¿por qué pareciera, en la gran mayoría de estas fotografías, que los retratados están en una situación cotidiana de su vida, con sus ropas normales, en lugares normales? La respuesta reside en que esas fotografías cumplían con una de las grandes cualidades de la fotografía: conservan a quienes amamos.

Actualmente, este tipo de fotografías no suelen acostumbrarse dado nuestro contexto e idiosincrasia, pero es relevante destacar la importancia que tuvieron en otra época, pues no sólo guardaron el recuerdo de muchas personas, sino que también sirvieron, e inclusive sirven, como un recordatorio de la fugacidad de la vida, volviéndose una variante de un concepto proveniente de muchísimos años atrás: memento mori (recuerda que morirás).

tecnicas, antiguas, memento, mori, fotografia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *