Palacio de Bellas Artes

bellas, artes

Por Paulina Rojas.

Todos conocemos el hermoso Palacio de Bellas Artes, o eso creemos. Tal vez la mayoría de nosotros ha pasado infinidad de veces frente a este monumental edificio, quizás nos hemos sentado en las orillas de las jardineras, hemos tomado dos que tres fotografías y algunos otros hemos asistido a algún evento de cualquier índole que haya tenido como sede este sitio; pero, ¿realmente lo conocemos?, ¿sabemos su historia?

bellas, artes

Un poco de historia…

Empecemos por mencionar que el antecedente inmediato al Palacio de Bellas Artes es el edificio del antiguo Teatro Nacional, sumamente importante en el México del siglo XIX.

A principios del siglo XX, se decidió demolerlo para en su lugar construir un edificio nuevo que estuviera al nivel del crecimiento urbano y cultural de la ciudad. Finalmente, en 1901 fue que se decidió que esta construcción estaría situada a un lado de la Alameda Central, decisión tomada por las autoridades y por el arquitecto encargado de la obra, el italiano Adamo Boari.

En 1904 se inició la construcción con el objetivo de terminar en cuatro años, pero se fueron presentando algunos problemas económicos y técnicos. Es por ello que en 1916 Adam Boari decide regresar a Europa dejando inconclusa la obra, aunque ya se había terminado casi toda la fachada excepto la cúpula.

No se habla de un abandono durante el periodo en que se detuvo la construcción, ya que, a pesar de que todavía no estaba terminado, el edificio se usó frecuentemente para celebrar actos importantes de la ciudad. En realidad el gobierno y los mexicanos estaban sumamente interesados en que se terminara la obra.

En 1930, durante el gobierno de Pascual Ortiz Rubio, el arquitecto Federico E. Mariscal se encargó del proyecto para concluir la construcción del Teatro Nacional. Pero fue en 1932 cuando el secretario de Hacienda, Alberto J. Pani, dijo que este edificio sería “… asiento de una institución nacional de carácter artístico”, que tuviera museos. Es entonces cuando se decidió cambiar el nombre a Palacio de Bellas Artes.

A fin de cuentas, se terminó su construcción el 10 de marzo de 1934.

salida, bellas, artes

¿Qué hacer?

Como ya se mencionó, el Palacio de Bellas Artes está dirigido a difundir las bellas artes. En este recinto se llevan a cabo conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional, presentaciones de la Compañía Nacional de Danza y la Compañía Nacional de Ópera.

Se realizan actividades literarias, musicales, operísticas, exposiciones, presentaciones editoriales y coloquios, entre muchas otras.

En una de las salas se muestran materiales fotográficos, documentales sonoros, objetos antiguos, entre otras curiosidades. Se presentan exposiciones preparadas por el Acervo histórico del recinto, lo cual te da la oportunidad de conocer más a fondo la maravillosa historia del Palacio de Bellas Artes.

Podrás visitar el Museo del Palacio de Bellas Artes y el Museo Nacional de Arquitectura. Es el lugar perfecto para tomar tu dotación de arte, de nutrirte de cultura e historia.

Ubicación

El Palacio de Bellas Artes se encuentra en Avenida Juárez, esquina con Eje Central, colonia Centro Histórico, justo a un lado de la Alameda.

Para llegar en metro, la estación más cercana es la que lleva el mismo nombre (Bellas Artes) de la línea azul.
Para llegar en metrobús, la estación más viable es, de igual manera, la que lleva el nombre de Bellas Artes.

salida, metro, bellas, artes

Facebook Comments

Deja un comentario