Plegaria muda

plegaria, muda,instalacion

El artista no es una persona creativa,
sino alguien que conecta pensamientos,
historias y materiales.
DORIS SALCEDO

Cuando el gobierno y las autoridades no satisfacen las necesidades de la población es necesario recurrir a otros medios por los cuales hacer visible la problemática en la que el pueblo está inmerso; Doris Salcedo trabaja bajo esta idea, con rigor da voz a la gente que vive en la periferia social. Nacida en Bogotá (1958) esta escultora responde a la situación política en Colombia, utilizando muebles en sus esculturas, eliminando su naturaleza familiar y dándoles un aire de malestar y horror.

plegaria, muda,instalacion

Las obras de esta artista conceptual parten de la experiencia de convivir de manera cercana con las personas que no cuentan para los historiadores y, como ella misma ha reconocido, su dolor es la materia prima con la que elabora sus esculturas.

La obra de Salcedo gira en torno al grave problema de la violencia en Colombia y a su devastadora incidencia sobre el tejido social, viajando a las zonas más deprimidas de su país y hablando con las familias de los asesinados para incorporar sus testimonios a las esculturas e instalaciones que construye, porque “la fragilidad de la vida, del ser humano y el hecho de que somos finitos debe quedar reflejada con una obra técnicamente perfecta”, según sus propias palabras. Esa vulnerabilidad se hace patente en los materiales que utiliza para componer sus obras, procedentes de víctimas reales en muchos de los casos, y en lo efímero de esas creaciones, que evocan una América latina cuya historia se edificó a base de “ruinas, no en arcos de triunfos”.

Tres de sus piezas más importantes son:

Su primer gran trabajo consistió en colgar 280 sillas de la fachada del Palacio de Justicia de Bogotá, como símbolo de la masacre ocurrida allí cuando un grupo terrorista se hizo fuerte en el edificio y el ejército provocó más de 100 muertes entre magistrados, funcionarios, visitantes y guerrilleros durante el ataque para recuperar su control, Salcedo muestra su rechazo en contra de la violencia de la que ella misma fue testigo directo.

Plegaria Muda, Salcedo nos muestra 120 pares de mesas invertidas y unidas por una estructura de tierra que permite el crecimiento de pasto, cada una tiene aproximadamente la longitud y ancho de un ataúd estándar; que dan como resultado un laberinto de ataúdes que dejan entrever como la vida se va abriendo camino.

plegaria, muda, acercamiento

La segunda pieza se titula “La Grieta” que es, literalmente, una grieta de 167 metros de largo que partía en dos el área de turbinas de la Tate Modern Gallery en Londres, en esta obra hace visible la división entre países y a migración en el mundo globalizado; cuando una caminaba a lo largo y ancho del vestíbulo de la galería era capaz de experimentar las fisuras desde la propia vida hasta la vida colectiva.

Más que un impedimento, Doris Salcedo ve en la violencia y la problemática de su país la posibilidad de visibilizar a las minorías que resultan ser víctimas de la injusticia; siendo una artista de renombre mundial, su obra sirve para darles voz y como un reclamo de justicia.

plegaria, muda, detalle

Facebook Comments

Deja un comentario