Wolf Ademeit y sus retratos de animales salvajes en cautiverio

Para Wolf Ademeit y sus singulares retratos de animales salvajes en cautiverio, cada jornada representa un reto constante, de tenacidad, paciencia y talento.
En su trabajo, realizado durante más de cinco años, emplea el blanco y negro, altos contrastes, ligeros toques de color y viñetas. Porque, además de tener que esperar el momento oportuno en cada escenario, para que los animales parezcan posar ante su cámara. El entorno del zoológico o la reserva artificial, es difícil, distrae y no aporta nada al diseño de la imagen.





Wolf Ademeit, fotógrafo alemán nacido en 1954.
Realizó estudios de litografía, de ahí le nació el gusto por la fotografía.


Es mucho el cariño con el que trata a sus fotografías, presta mucho cuidado al momento de retratarlos, y aún más en la postproducción.

En su obra, se nota la tranquilidad y carácter de cada especie. Y esto no es sencillo, tiene que poner la misma atención en las facciones que en los fondos, porque en muchos casos el hábitat debe desaparecer, para lograr un retrato que se considere artístico y no documental.


Es dueño de una agencia de publicidad y un estudio fotográfico.
En palabras del autor: “Sólo unos pocos fotógrafos utilizan la fotografía de los animales en los zoológicos, creo que es una oportunidad perdida”.
Con sus imágenes pretende hacer un trabajo artístico y no sólo documental.


El es un fotógrafo alemán nacido en 1954. Es dueño de la agencia de publicidad “Wolf Ademeit” con un estudio fotográfico. En su juventud realizó litografía, la famosa técnica de impresión, donde usando una prensa, gomas húmedas y pinturas de aceite, se logran reproducciones a gran volumen y gran calidad de imagen. Como el proceso para realizar las placas necesita técnicas fotográficas, poco a poco se comenzó a interesar más en el medio, hasta el día de hoy, donde dedica todo su tiempo a ello.


Logra captar el encanto y la personalidad de las expresiones faciales de los animales
Para realizar sus imágenes, necesita que el hábitat de su modelo desaparezca por completo.
Por ser fotografías de retrato, debe esperar a que los animales presente su mejor pose.


En palabras del autor:
“Sólo unos pocos fotógrafos utilizan la fotografía de los animales en los zoológicos y creo que se están perdiendo de una gran oportunidad. Se puede retratar igual a los animales salvajes en libertad, que a los animales del zoológico… Mis imágenes no tratan de tener en cuenta las circunstancias reales. Es mi poesía, lamentando la muerte del mundo animal, que desaparece en forma trágica cada día más y más.”


En su trabajo, realizado durante más de cinco años, emplea el blanco y negro y ligeros toque de color,
Presenta la imagen más tierna, una madre elefante y su hijo.
La elegancia de ser uno de los animales más fuertes del reino animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *