scanner

El proceso de revelado en b/n – 3

Por Carlos Villanueva.

¿Qué hacer cuando ya se tiene revelada la película en blanco y negro? Para disfrutar de las imágenes ampliadas existen dos posibilidades: la primera, si se cuenta con el equipo necesario, es ampliar en cuarto oscuro y la segunda es digitalizar las imágenes con un escáner de negativos. Hay que tomar en cuenta la calidad del escáner, ya que de ella depende la calidad que tendrán nuestras imágenes después de ser digitalizadas. Se recomienda antes de ampliar o escanear, cortar el rollo de 6 en 6 cuadros.

Material para ampliación en cuarto oscuro

– Ampliadora con portanegativos de 35 mm y lente
– Timer (para ajustar el tiempo de exposición de la ampliadora)
– Película revelada y cortada de 6 en 6 cuadros
– Papel fotográfico
– Marginadora (para hacer los marcos blancos a las fotografías)
– Químicos (revelador, baño de paro y fijador)
– 4 charolas de revelado con su respectiva pinza
– Probetas de 1 litro y 10 mililitros graduadas:
– Botellas con fuelle
– Agitador
– Luz de seguridad (foco rojo de 10 Watts o de menor potencia)
– Escurridora
– Esponja absorbente
– Papel secante

ampliadora, foto
Ampliadora de fotografías.

Nota: el revelador y el fijador son específicos para papel fotográfico en blanco y negro. El producto más comercial es el D-76 de Kodak y el fijador universal de la misma marca, que, según su dilución, se puede preparar para papel o para película. Respecto al baño de paro, es posible adquirirlo y prepararlo; o bien, usar ácido acético glacial diluido al 10%. Es importante no mezclar el baño de paro que se utilizó para película con el que se utilizará o se usó para revelar papel.

Pasos a seguir: con luz encendida

– Cuidar la temperatura del cuarto oscuro, que debe estar entre 19 y 21 grados.
– Preparar los químicos con las probetas, agitador y almacenarlos en las botellas con fuelle, dedicadas al almacenamiento de químico para papel fotográfico.
– Colocar la ampliadora en un lugar cómodo para trabajar. Conectarla al timer para que éste responda al tiempo seleccionado. Se debe tener cuidado de no enredar cables, ya que en la oscuridad nos puede ocasionar problemas, como desconectar la ampliadora o generar vibraciones. Después, arreglar bien el cableado, hay que seleccionar la imagen que se quiere ampliar y ponerla en el soporte de la ampliadora para el negativo.
– Instalar la luz de seguridad en el cuarto oscuro. Es bueno que esta luz se encuentre a una distancia prudente, pues, aunque sea de seguridad, puede velar el papel fotográfico incluso antes de exponerlo en la ampliadora.
– Colocar las charolas una tras otra y poner el químico a la mitad en el siguiente orden: revelador, baño de paro, y fijador. A la última charola se le pone agua para enjuagar las ampliaciones. Hay que recordar revisar la temperatura de los agentes químicos con un termómetro de laboratorio.
Una vez teniendo todo listo y bien ubicado, es tiempo de apagar las luces y encender la luz de seguridad del cuarto oscuro.

pelicula, foto
Película fotográfica.

Pasos a seguir con la luz apagada:

– Encender la luz de seguridad. Nota: Es recomendable hacer pruebas de la potencia de la luz de seguridad antes de empezar a revelar, dejando un minuto el papel fotográfico expuesto a esta luz y después pasarlo por el proceso de revelado. Si al final el papel tiene un tono gris u oscuro, hay que alejar más la luz de seguridad o buscar la forma de disminuir su intensidad hasta que ya no vele el papel fotográfico.
– Encender la ampliadora. Ubicar bien el negativo en el soporte. Encuadrar la imagen proyectada y enfocarla adecuadamente. Algunas ampliadoras tienen ya un filtro rojo de seguridad que sirve para poder poner el papel sin que la luz de la ampliadora lo pueda velar; entonces, antes de sacar el papel, es necesario poner la luz de seguridad si es que cuenta con ella. Si no tiene luz de seguridad, podemos utilizar la marginadora para ubicar bien la proyección y de una vez seleccionando el tamaño del margen a utilizar.
– A continuación, se saca el papel fotográfico de su caja o bolsa de cartón, teniendo en cuenta cuál es la parte útil. Es muy fácil descubrir cuál es: hay dos formas: la primera es sentir cuál es la parte más lisa del papel y la segunda, ver bajo la luz de seguridad qué parte es la que brilla un poco o refleja luz y esa cara es la que debe ir hacia arriba.
– Una vez que se identifica la cara útil, el papel se coloca en la marginadora. De no contar con ella, se revela sin margen, poniendo el papel en la base de la ampliadora. Se enciende el foco para proyectar la imagen sobre el papel durante unos segundos. Se selecciona en el timer (conectado con anterioridad a la ampliadora) el tiempo que requiera la imagen. Nota: para saber cuánto tiempo requiere una imagen es necesario realizar una tira de prueba; es decir, se corta una tira de una hoja de papel fotográfico, se pone en diagonal, atravesando la imagen, y con un cartón o una cartulina negra, se cubren dos terceras partes del trozo de papel que se cortó. Se da un tiempo en el timer para exponer, por ejemplo: primero 3 segundos. Se recorre la cartulina a cubrir sólo un tercio del papel y se da el mismo tiempo (3 segundos) y al final se retira la cartulina y se le da de nueva cuenta el tiempo de exposición. Al terminar de dar las exposiciones, este trozo de papel se revela para ver los resultados de cada tiempo que en el ejemplo quedarían de 3, 6 y 9 segundos de exposición. Según los resultados, se selecciona un tiempo o se repite la prueba con otro intervalo.
– Cuando ya se ha proyectado la imagen del negativo en el papel fotográfico, es momento de comenzar el proceso de revelado, que consiste en poner la hoja de papel fotográfico durante 60 segundos en la charola del revelador, después de 10 a 30 segundos en la charola de baño de paro y, finalmente, de 60 a 180 segundos en la charola del fijador, dependiendo del papel. Terminando el tiempo de fijado, se deposita el papel en la charola con agua de 2 a 3 minutos. Para enjuagar se recomienda que el agua esté corriendo para eliminar los residuos químicos. Nota: El tiempo de revelado baño de paro y fijador depende del tipo de papel, es decir, si es papel de resina o de fibra. Es recomendable revisar las indicaciones en el empaque del papel. Otro detalle a tomar en cuenta es que mientras el papel se encuentre sumergido en las charolas, hay que agitarlo levantando apenas la charola generando un pequeño oleaje para que se bañe de manera uniforme.
– Después de que el papel se enjuagó, se coloca en el escurridor de 3 a 4 minutos para después pasar la esponja y recoger el exceso de agua. Una vez hecho esto, se puede poner el papel revelado entre dos hojas de papel secante para terminar el proceso de secado. No es recomendable colgar las fotos, pues las pinzas que se utilizan para ello podrían maltratar la fotografía.
Cuando esté seca la fotografía resta enmarcarla, escanearla con un escáner normal o almacenarla en una carpeta.

scanner
Scanner de películas fotográficas.

Material para escanear los negativos:

– Película revelada y cortada de 6 en 6 cuadros
– Escáner de negativos 35 mm
– Computadora

Este proceso es mucho menos complicado que el revelado en cuarto oscuro; no por ello deja de ser una opción para compartir nuestras imágenes con nuestros conocidos en las redes sociales o simplemente para almacenar las imágenes en un disco duro o unidad de almacenamiento.

El escáner es posible adquirirlo en alguna tienda fotográfica especializada; o bien, buscando en tiendas en línea como mercadolibre.com, en donde encontraremos distintos precios y modelos de “convertidor usb de diapositivas y negativos”. Hay que tener cuidado con los vendedores en línea; siempre es bueno ver la calificación del vendedor antes de decidir una compra.

Con el escáner, el proceso de captura es muy sencillo:

– Conectar e instala el escáner.
– Montar la película en la charola del mismo.
– Apretar el botón de inicio de escaneo y guardar las imágenes de nuestro negativo.
– Finalmente, editar, compartir, enviar o lo que se quiera realizar con los archivos.

Y así termina la aventura del cuarto oscuro, revelado de película y la digitalización de negativos en blanco y negro.

Fuentes:

1. Hurtado, J. (1979). Los secretos del cuarto oscuro. Fotografía Práctica., 9.
2. Hurtado, J. (1979). La fotografía en Blanco y Negro. Fotografía Práctica., 6.
3. Hurtado, J. (1979). El proceso foto químico y el revelado. Fotografía Práctica., 7.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *