madre, hijo, mariposa, monarca

Santuarios de la mariposa Monarca en México

Por Paulina Rojas.

Ver una mariposa siempre causa algo de emoción, pues son de las criaturas más bellas y llamativas, debido a sus colores y a la armoniosa forma que tienen de volar de un lado a otro. Pero, ¿te imaginas ver cientos de ellas volando alrededor de ti y poder estar muy cerca de ellas para apreciarlas con detenimiento y fotografiarlas? Es una experiencia única que no puedes perderte.

madre, hijo, mariposa, monarca

Llegan las mariposas…

Cada año, a finales del mes de octubre y principios de noviembre, aproximadamente entre 60 millones y un billón de mariposas Monarca vuelan cerca de 4 mil kilómetros desde Canadá hasta tierras mexicanas para refugiarse de las heladas temperaturas en busca de un lugar más cálido para aparearse.

En el estado de Michoacán llegan a las ciudades de Angangueo y Ocampo, los dos santuarios más importantes son el de Sierra Chinjua y El Rosario. En 1980, esas zonas fueron declaradas Reserva Especial de la Biosfera y en 1986 se les denominó “Zona Natural Protegida para la Migración de la Mariposa Monarca”. Además, los santuarios se encuentran entre las cuatro bellezas naturales reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en suelo nacional.

La Reserva se encuentra al oriente de Michoacán, en los límites con el estado de México, y abarca los municipios de Temascalcingo, San Felipe del Progreso, Donato Guerra y Villa de Allende en el estado de México y Contepec, Senguío, Angangueo, Ocampo, Zitácuaro y Aporo en Michoacán.

Las mariposas se hospedan en nuestro país durante cinco meses, y cubren de naranja con negro los árboles y ramas de los bosques de oyamel, hábitat característico de esta especie. Se reproducen durante febrero y marzo, antes de emprender su viaje de regreso a casa. Durante estos meses, en la época de apareamiento, es el mejor momento para visitarlas, pues es cuando están más activas y se les puede observar volando a muchas en forma simultánea, lo cual produce un sonido que es como música para tus oídos.

Por si fuera poco, las mariposas, además de llegar a adornar los santuarios, al alimentarse de unas hierbas conocidas como “venenillo” y “algodoncillo”, evitan el desequilibrio ecológico de los bosques de pino y oyamel.

santuario, mariposa, monarca

Santuarios

En Michoacán puedes visitar el Parador Turístico El Rosario, Centro de Cultura para la Conservación Sierra Chincua y Parador Turístico Senguio. En el Estado de México podrás visitar el Parador Turístico el Capulín y Macheros y Parador Turístico La Mesa.

El Parador Turístico El Rosario, en Michoacán, es el área más grande, conocida y visitada de la reserva. A 3 mil metros sobre el nivel del mar se encuentra el punto exacto para la observación de las mariposas y se llega al emprender una caminata por la empinada ladera, aquí las mariposas se resguardan en cerca de 1,500 robles de más de 30 metros de altura. Si piensas acudir a este santuario, puedes hospedarte en Angangueo y Ocampo, bellos poblados michoacanos muy cercanos al lugar.

¿Qué hacer?

En todos los santuarios podrás encontrar restaurantes de comida típica de la región, antojitos mexicanos y tiendas artesanías. Además, podrás realizar recorridos guiados a pie, en caballo y en bicicleta. Y si te gustan las emociones extremas, la tirolesa será tu parte favorita.

Si elegiste visitar los santuarios michoacanos, te recomendamos ir al pueblo minero de Angangueo. En este hermoso pueblito, durante el mes de febrero, se celebra el Festival de la Mariposa Monarca, evento realizado con el fin de crear consciencia para proteger el hábitat de las mariposas y fomentar el apoyo de las comunidades rurales al cuidado, protección y conservación de la zona.

mariposa, monarca, arbol

¿Cómo llegar?

Desde la Ciudad de México, se puede ir por Toluca y se toma la autopista a Guadalajara. En Maravatío se desvían hacia Angangueo, y a una media hora se llega al santuario del Rosario y de Sierra Chincua.
Otra opción por visitar es Angangueo, a 150 kilómetros al oeste del Distrito Federal. Se llega desde Toluca y Valle de Bravo, en el estado de México, o desde Zitácuaro o Morelia, en Michoacán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *