Shaul Schwartz y la narcocultura documentada

narcocultura, portada

Por Atziri Servin Pichardo.

La situación empezó a deprimirme,
quise entender cómo es que México llegó a eso,
así fue como surgió el documental Narcocultura.

Las drogas están en todos lados. Sin importar que no seamos consumidores de esas sustancias, su producción y distribución nos afectan a todos en. No hay día en que no escuchemos alguna nota relacionada con este problema: delitos, balas, detenidos y muertos que integran el “parte de guerra” diario. A esto hay que sumarle el número de familias que han perdido a algún miembro por esta causa; niños huérfanos, viudas y padres que le lloran a sus hijas.

narcocultura, portada

Pero si en el centro del país estamos mal, en el norte es todavía peor, pues ahí el crimen anda por las calles sin que nadie le ponga un freno. Es ahí, en la frontera entre México y Estados Unidos donde el fotógrafo de guerra Shaul Schwarz (Israel, 1974) documentó durante tres años la forma de vida que envuelve a los narcocorridos. El documental que surgió de este trabajo se estrenó el 22 de noviembre de 2013 bajo el título: Narcocultura.

En este documental, Schwarz retrata la cultura que se ha ido construyendo en torno a la violencia producida por el narcotráfico y la falta de coherencia que existe entre la realidad y las alabanzas que se hacen de los crímenes.

Para analizar este problema, el autor parte de un género musical que ha ido cobrando popularidad: los narcocorridos, una mezcla entre los corridos tradicionales que se producían en la frontera norte del país pero con temáticas que hacen referencia a la violencia de los narcotraficantes.

Narco, Cultura

Es muy complicado (por la cantidad de cosas que implica) realizar cine sobre narcos y cárteles de droga. Tras realizar arduas investigaciones periodísticas, Shaul Schwarz y su equipo supieron que no querían buscar culpables y decidieron centrarse en dos puntos de vista de diferentes personas que “viven” del narco. El primero es Edgar Quintero, cantante de narcocorridos que reside en Los Ángeles y cuyas canciones enaltecen los crímenes de narcotraficantes mexicanos. El segundo es Richi Soto, perito del Servicio Médico Forense (Semefo) de Ciudad Juárez, Chihuahua, quien se encuentra en constante peligro por realizar bien su trabajo.

Un gran número de personas ve a los narcotraficantes como verdaderos héroes ¿cómo es que gente que se dedica a traficar droga y que mata gente puede llegar a convertirse en personajes dignos de admirar? Una de las razones es que, por increíble que parezca, estas personas están libres de consecuencias por sus actos, y el sufrimiento y la muerte parece olvidarse mediante el ambiente festivo del que están llenos los narcocorridos. El hecho de que este tipo de cultura tenga seguidores por sus corridos es el resultado de lo que la sociedad vive y consume.

Si bien el narcotráfico es un problema que ha sobrepasado los límites de la ley y la justicia, no podemos ignorar que para muchas familias es una forma de vivir. Si yo fuera un niño que ve a su mamá trabajar más de la jornada laboral permitida por menos del salario mínimo, también me impresionaría la vida de una persona que, vendiendo algo de droga, gana más de lo que mi familia ha ganado en un año.

edgar, quintero

INTERNARTE:
Shaul Schwartz. Comenzó su carrera fotográfica en la Fuerza Aérea Israelita, luego de terminar su servicio cubrió noticias de Israel y Jordania, luego se trasladó a N.Y (1999) donde reside actualmente trabajando como fotógrafo independiente; ha trabajado en Kenia, Haití, Israel y Líbano como cronista de guerra

Facebook Comments

Be the first to comment on "Shaul Schwartz y la narcocultura documentada"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: