El uso del flash

flash, electronico, frente, vuelta

Por Calett Oropeza.

Uno de los primeros flashes portátiles que surgieron fue el antiguo y socorrido flash de bombilla, que generaba un corto en el contacto cada vez que se hacia una toma, y con cada nueva fotografía se fundía un nuevo foco. En la actualidad esto se puede hacer aún, sólo hay que mojar el contacto del foco y cuando se mande la señal de encendido (sincronizada y conectada al momento de disparar) este foco húmedo generará el corto y explotará.

Hoy en día, el flash es un elemento más de las cámaras fotográficas. Este dispositivo emite un destello de luz con una potencia determinada durante un breve periodo de tiempo. Dicho destello permite a la cámara utilizar la luz emitida para obtener más detalles, facilitar la exposición y rellenar las partes oscuras que sin el flash difícilmente se verían con nitidez.

La mayoría de los equipos llevan uno integrado y seguro los hemos utilizado más de una vez para dar más luz a nuestras fotos. Por lo general, el flash que viene en las cámaras nos sacará de un apuro pero no siempre nos dará los mejores resultados, pues normalmente apenas se pueden mover o son fijos, no permiten configurar el tiempo del destello y siempre se dispara en modo automático. Es por eso que los flashes independientes nos serán de mayor provecho para situaciones que demanden mejor iluminación, pues tienen controles propios que miden la intensidad y duración del flashazo.

¿Cuándo usarlo?

Normalmente se usa en interiores o de noche. En condiciones donde la luz ambiente no es suficiente para obtener buenos resultados y la subexposición se hace presente sin él.

También en situaciones donde tenemos luz pero nos interesa iluminar una zona en particular para resaltarla y conseguir un contraste, un efecto dramático, o simplemente equilibrar zonas.

Hay muchas situaciones donde podemos usar el flash, más allá de cuando sea de noche o haya poca luz ambiente. Lo ideal es jugar con él y buscar efectos diferentes. Es ideal para retratos en estudio y en combinación con una buena aplicación de la técnica “high key” es posible lograr resultados geniales.

El ISO sirve para introducir más luz de forma digital, pero el resultado no es el mismo pues hay una claridad uniforme, forzada y la nitidez se pierde.

flash, electronico, frente, vuelta

¿Cómo usarlo?

Se debe sincronizar la velocidad del flash y la obturación de la cámara, se configura la potencia y se hace la toma. Suena sencillo, pero para lograr los resultados pretendidos se requiere dominar su uso con la práctica.

Los flashes externos tienen también la ventaja de poder usarse en diferentes posiciones y ángulos, con un cable para manipularlo a distancia y hasta con control remoto. Esta característica nos permite jugar con efectos varios, luces difusas, de rebote y demás recursos de la creatividad.

La inclinación del flash es de las técnicas más usadas, es fácil creer que uno siempre debe dirigir su luz hacia el centro o hacia el motivo pero muchas veces resulta mejor rebotarla hasta el techo, paredes o muebles cercanos. También se utilizan aditamentos especiales; difusores tipo reflector, reflectores como tal, sombrillas y hasta una cartulina nos puede servir en ciertos casos para reflejar la luz hacia un rostro y que éste no salga excesivamente iluminado.

uso, flash

Facebook Comments

Deja un comentario