La Castañeda: el gran y oscuro manicomio de la Ciudad de México

castaneda, mujer


El mal como tal no existe,

sino lo que existe es una ausencia del bien.
Albert Einstein.

México es una fuente interminable de colores, culturas, olores y sabores, pero nuestras calles albergan historias complicadas de creer, de las cuales tenemos recuerdos muy dolorosos: desigualdad social, economía precaria para la mayoría y una cultural casi nula. Somos un pueblo por demás subyugado y lo más complicado, censurados por nuestra propia raza. Esta es sólo una historia entre muchas.

castaneda, mujer

La Escuela Nacional Preparatoria, plantel 8 esconde un gran secreto, ya que ahí se fundó La Castañeda, el manicomio más grande de México hasta la segunda mitad del siglo XX. Fue construido en el antiguo pueblo de Mixcoac ( mixcoatl en náhuatl ), con tintes franceses como se acostumbraba en la época, e inaugurado por Porfirio Días en 1910.

Durante el periodo de funcionamiento, dicho hospital albergó a más de 60 mil pacientes. Este complejo fue planeado para funcionar como un hospital que propiciara un ejercicio profesional de la psiquiatría moderna en México y estuvo a cargo del doctor Eduardo Liceaga, precursor de dicha ciencia. Su construcción estuvo a cargo del ingeniero militar Salvador Echegaray y del ingeniero Porfirio Días. hijo, quien conto con el apoyo de Luis León de la Barra.

En esta primera etapa de vida, la institución realmente buscaba atender las necesidades de los pacientes psiquiátricos, además de darles asilo, ya que en su mayoría eran despojados y abandonados por sus familias.

la, castaneda, rostro

Para distinguir la locura, el funcionamiento mental y la forma de expresarse de los pacientes resultaron ser de suma importancia. Los médicos, en su intento de discernir la locura, no analizaban la mente de los acusados, sino su aspecto externo, ya que su población tuvo niños, delincuentes, ancianos, adictos a diferentes sustancias, enfermos infecciosos de tuberculosis, sífilis, lepra o tifoidea; asimismo, de manera arbitraria, las prostitutas eran remitidas a esta institución sin un expediente médico, e incluso recluían ahí a disidentes políticos.Sin embargo, el manicomio gestionado por la beneficencia pública, también alojó a pacientes quienes mediante una cuota gozaban de múltiples privilegios.

Alrededor de La Castañeda hubo muchas leyendas negras que deambula hasta nuestros días. Sin duda hay hechos que no pueden ser ignorados, el estigma, la discriminación de los que catalogaron como enfermos mentales, la falta de apoyo por el estado, la efectividad del personal médico, administrativo y la negación de los derechos de los pacientes. Por estas causas y muchas otras se decidió su demolición en 1968.

patio, la, castaneda

Facebook Comments

Be the first to comment on "La Castañeda: el gran y oscuro manicomio de la Ciudad de México"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: