Stefan Sagmeister explora la felicidad

felicidad, sagmeister, sexo

Por Atziri Servin Pichardo.

¿Puedo entrenar mi mente para ser feliz,
de la misma manera que puedo entrenar mi cuerpo?

¿Qué necesitamos para ser felices? A pesar de no haber una respuesta clara a esta interrogante y aunque no hay un sólo camino para llegar a la felicidad, existen diferentes vías para acercarnos a ésta. Desde diferentes perspectivas (filosofía, psicología, religión) se ha dicho que podemos ser felices, ayudando a nuestros semejantes, siendo autosuficientes, disfrutando el momento, evitando las preocupaciones, etcétera.

El arte también ha buscado dar respuesta a este cuestionamiento, ejemplo de ello es el trabajo de Stefan Sagmeister (Austria, 1962), un artista que busca ayudarnos a encontrar la vía hacia la felicidad.

felicidad, mundo

Sagmeister es uno de los directores de arte y diseñadores más reconocidos actualmente. Su proceso creativo está basado en pensar ideas para proyectos específicos a través de objetos al azar. Es dueño y fundador de “Sagmeister & Walsh”, una de las agencias de diseño más importantes en el mundo. Su trabajo es considerado altamente creativo y rebelde, pues evita los estereotipos y utiliza programas y tipografías poco comunes, además de que ha influido a numerosos diseñadores.

Hace diez años, Sagmeister comenzó un proyecto que terminó apenas en 2013. En él explora la felicidad desde diferentes perspectivas y estados de ánimo. Utilizando video, instalación, pintura, infografía y tipografía se pregunta qué es, cómo se llega y cómo podemos aumentar la felicidad en nuestra vida diaria. Para ello se basa en estadísticas que incluyen datos como edad, género, posición económica; todo su trabajo está justificado desde la historia, la psicología, la filosofía y la antropología.

Este diseñador divide la felicidad en tres niveles, dependiendo del tiempo durante el cual somos capaces de ser felices. El primero es la alegría/placer, el segundo la satisfacción y el tercero es un tipo de felicidad que dura para toda la vida. Estos niveles pueden aumentarse o mantenerse por medio de tres estrategias: la meditación, la terapia y el uso de drogas. Cabe mencionar que los niveles de felicidad se encuentran relacionados con las actividades que las personas realizan (si éstas son repetitivas influirán de manera negativa), su apariencia, género, estado civil, profesión, religión y situación económica.

Su intención en esta exposición no es sólo mostrar su perspectiva de la felicidad, al compartirla busca integrarnos a este proceso de manera interactiva al intervenir espacios comunes como elevadores, escaleras y los baños. Como parte de este proceso, Sagmeister ha diseñado una especie de “felicitrómetro” que mide el nivel de felicidad de los espectadores, quienes, al principio del recorrido, alcanzaban niveles muy bajos.

felicidad, sagmeister, sexo

La interacción con el público comienza desde el principio, cada asistente coloca una moneda de 25 centavos que viaja por un tubo transparente que sale hasta la calle donde cae en una caja, la persona que pase por ahí en ese momento podrá encontrarla y ser feliz.

Parte de la idea es que la convivencia nos hace más felices, es por ello que otra de las actividades dentro de la exposición es cargar a un amigo por todo el museo o hacer reír a un extraño; otra actividad para promover la felicidad es tomar un ticket (50 en total) con diferentes tareas, entre ellas mandarle un chiste a Sagmeister.

Dentro de la exposición también se encontraba una bicicleta estática que, al ser pedaleada, generaba electricidad que iluminaba luces de neón; esta acción representaba la relación entre el ejercicio y la felicidad. La última actividad fue levantarse, por ordenes del artista, a entonar el Himno a la Alegría con una letra acorde al evento, tras esta acción el felocitrómetro marcó niveles muchísimo más altos que la primera vez.

¿Qué nos hace ser felices? ¿Nuestra pareja, familia, amigos, la religión, el trabajo, realizar alguna actividad física? Cada uno de nosotros debe recorrer su propio camino guiado por aquellas personas y actividades que aumenten nuestra felicidad. Si bien no hay una fórmula secreta ni una receta mágica para alcanzar la felicidad Stefan Sagmeister nos muestra una serie de claves que podemos (o no) tomar en cuenta para ser más felices. Si a él como diseñador le ha ayudado en su proceso creativo y en su vida, puede que a nosotros también.

sagmeister, felicidad

Por último, me gustaría proponerles que reflexionen sobre las reglas que Sagmeister utiliza para crear de una manera más feliz:

  • Piensa sin presión
  • Viaja o conoce nuevos lugares
  • Utiliza gran variedad de herramientas y técnicas (no sólo la computadora)
  • Trabaja en proyectos que te sean importantes
  • Interésate por el contenidoConoce la opinión de la gente
  • Trabaja en proyectos que tengan un impacto visible real
  • Participa en proyectos con los que estés familiarizado el 50 por ciento con la técnica y el otro 50 sea nuevo para ti.
Facebook Comments

Be the first to comment on "Stefan Sagmeister explora la felicidad"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: