Temperatura de color

calida, fria




Por Walter Alejandro.

Hoy hablaremos acerca de la temperatura de color, un concepto importante relacionado con la luz y que normalmente va ligado al de balance de blancos.

La temperatura de color de una fuente de luz se define comparando su color dentro del espectro luminoso con el de la luz que emitiría un cuerpo negro calentado a una temperatura determinada. Esto quiere decir que la temperatura de color no es otra cosa sino el color de la luz.

La luz de color tiene una composición espectral y, según sea ésta, diremos que tiene una temperatura de color u otra, es decir unas luces serán más cálidas y otras más frías. La unidad de medida para medir este color de la luz son los grados Kelvin (°K), a pesar de que estamos hablando de temperatura y no de color.

escala, temperatura, color

Una bombilla o foco de nuestras casas emite una fuente de luz más cálida que la luz que emite el sol, que es más fría. Las diferencias en el color de la luz son más visibles si las comparamos unas con otras.

En este ejemplo podemos observar a una modelo iluminada por dos fuentes de luz con distinta temperatura de color; una es más cálida (tiene una temperatura de color de 3200°K) y la otra es más fría (tiene una temperatura de color de 5600°K). Cuanto más cálida es una luz más baja es su temperatura de color, y cuanto más fría es la luz más alta es su temperatura de color.

calida, fria

Incluso la temperatura de color del sol varía a lo largo del día. En el amanecer y atardecer, la luz es más cálida, es decir, la temperatura es más baja, y al medio día la luz es más fría, por lo que su temperatura de color es más alta. En un día nublado la temperatura de color sube y en una zona exterior a la sombra la temperatura de color es aún mayor, es decir, es más fría.

La visión humana es capaz de acostumbrarse a esas diferencias porque el cerebro las procesa e interpreta. Si miramos una hoja de papel blanco dentro de nuestra casa, de noche, con una fuente de iluminación artificial, la veremos igual de blanca que si la observamos en la calle a plena luz del día.

Nuestro cerebro es capaz de interpretar ambas luces como blancas, ni cálidas ni frías. Pero las cámaras no son tan listas, a la cámara le tenemos que decir si estamos trabajando con una luz cálida o fría porque si no obtendríamos imágenes de color cálido, frio o verdoso.

balance_blancos_percepcion

Las fuentes de luz cálidas, también llamadas luz de tungsteno son: las velas, focos incandescentes, focos fluorescentes de color cálido o proyectores fresnel. Por su parte, las fuentes de luz frías, también llamadas de luz de día, son el sol, un foco fluorescente de color frio, un proyector HMI, un monitor de televisión, etcétera.

Aquí es donde entra en juego el balance de blancos, que consiste en decirle a nuestra cámara bajo qué condiciones de luz estamos trabajando, para ello hay que tener en cuenta el color de las fuentes. Si estamos trabajando con una fuente fría y ponemos el balance de blancos en luz fría, la imagen aparecerá neutra, de lo contrario lo que obtendríamos sería una imagen con tonos azulados.

fuentes, luz

Lo mismo pasa si estamos trabajando con una fuente de luz cálida, si colocamos el balance de blancos correcto obtendremos una imagen neutra, sin dominantes de color, si no, obtendremos una imagen de color anaranjado.

Sin embargo, además de ser fría o cálida, una luz puede ser más o menos verde, o más o menos magenta, como las fuentes de luz industriales. Por eso las cámaras, además de tener el balance de blancos estándar (luz día o luz de tungsteno), nos dan la opción de hacer balances de blancos manuales para corregir estas dominantes verdes o magentas.

El balance de blancos manual consiste en seleccionar esta opción en el menú de nuestra cámara, colocar una hoja blanca bajo la luz con la que vamos a trabajar, encuadrarla y hacer una toma con la que le indicamos a la cámara que con esa luz nuestra hoja debe aparecer como neutra, sin ninguna dominante de color.

Esto no quiere decir que nosotros siempre debamos realizar imágenes con un color neutro; mezclar temperaturas de color o tener alguna dominante es un recurso estético que se utiliza constantemente, pero tenemos que hacerlo de una manera consiente y con una intención, el punto es que nosotros dominemos la técnica y no la técnica a nosotros.



style=”display:inline-block;width:728px;height:90px”
data-ad-client=”ca-pub-8717856441634040″
data-ad-slot=”2916564150″>

Facebook Comments

Be the first to comment on "Temperatura de color"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Powered by WishList Member - Membership Software
A %d blogueros les gusta esto: